domingo, 5 de junio de 2011

Sigue durmiendo, porque ahora llega lo bueno.

Ese final llegó. Sí, en el momento menos adecuado para el despertar de aquel sueño, pero no había ni existía otra vía de escape. La bruja no tuvo elección. Pero no es un final cerrado, sino un punto y aparte, el cual ha querido que la pesadilla de aquella mística musa tenga su turno en este juego que contiene algo más que palabras, y que pretende que algún día en aquel lugar tan lejano al nuestro pueda volver a soñar, cerca de las nubes, rozando las estrellas, pero no está vez con aquel sueño bonito y apasionado que tuvo desde el principio, sino con una pesadilla pasada al lado bueno de la fantasía, que le haga no querer despertar nunca, ni despojar su cabello de la almohada que la hace dormir tan apaciblemente.

Por ahora, no puedo desvelar tampoco protagonistas, pero, como todas las historias, lo bonito es saber, que toda aquella fantasía formada entre nuestras neuronas haga que podamos sacar una sonrisa a cada momento de la vida que se nos proponga, aunque no lleguemos a saber el final de cada una de estas historias.


3 comentarios:

  1. muy cierto lo que dice el último párrafo!! :)
    me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Buena (:
    El último párrafo es mi favorito

    ResponderEliminar